Una de las frases que más se repite en las reseñas de un alquiler vacacional hace referencia a la labor del anfitrión: “Un anfitrión de 10. Gracias por todo”; “Pedro ha sido un perfecto anfitrión. Ha sido siempre muy atento con nosotros”; “Luisa ha sido muy amable y ha estado muy pendiente de nosotros”.

Estos son sólo unos ejemplos del importante papel que juega el anfitrión de un alojamiento turístico. Si eres propietario de una vivienda vacacional, debes ser consciente del cometido que tienes. De cómo cumplamos esta misión, dependerá si el cliente decide repetir en nuestro alojamiento o prefiere probar en otras propiedades. Debemos dar una buena imagen no sólo en el trato personal con el cliente, sino en los servicios y detalles que le ofrecemos.

Ante la amplísima oferta de alquileres vacacionales, ya no sólo cuenta tener precios bajos, sino llevar la experiencia de tus huéspedes a otro nivel. Hay que ser conscientes de que en la experiencia de un cliente influye, y mucho, la labor que realicemos como anfitrión. Hay que marcar una estrategia. Si eres propietario de un alquiler vacacional en Lanzarote y Fuerteventura quédate con nosotros. Te vamos a dar unos consejos para conseguir que seas un excelente anfitrión.

10 consejos para triunfar como anfitrión vacacional

        1. Muéstrate atento desde la reserva

Desde el momento en que un viajero se fija en tu alojamiento, comienza tu cometido como anfitrión. Muchas son las dudas que le pueden surgir a tu potencial cliente. Nuestro trabajo comienza en el instante en que realiza una pregunta que, por supuesto, deberemos responder y con rapidez.

Una opción recomendable es introducir en tu anuncio una serie de preguntas frecuentes en las que dejes tu respuesta sobre las dudas que más se repiten entre los viajeros. Puedes también habilitar más de un método de contacto (teléfono, email, whatsapp…) por si le surgen otras cuestiones.

salón-perfecto-anfitrión

 

        2. Sé sincero con tu alojamiento

A la hora de elaborar el anuncio de tu vivienda, hay que ceñirse a la realidad. No hay nada que desagrade más a un huésped que ver que sus expectativas sobre la vivienda no se han cumplido porque no todo lo que esperaba era real. Es lógico que se intente mejorar la imagen del inmueble con fotografías de calidad, pero siempre dejando muy claro los servicios que se ofrecen en la descripción de tu alquiler.

        3. Intenta ser tú quien reciba a los huéspedes

Nadie como tú va a conocer mejor las características de tu alojamiento. Es por ello que si tienes la posibilidad de recibir a tus inquilinos, es preferible que lo hagas. Cualquier duda que le surja puedes resolverla en ese mismo momento, dándole la mayor información.

Es importante destacar, además, que presentarnos ante nuestro huésped y recibirlo personalmente muestra interés por nuestra parte. Ahí tendremos que dar una buena primera impresión. De todas formas, si no puedes hacerlo, hay empresas que cumplen con esta función de la mejor manera posible. También puedes dejar tu huella con una carta de bienvenida ofreciendo un cálido recibimiento aunque sea por escrito.

Tener un horario flexible para el check-in y el check-out te aportará valor.

        4. Debes estar localizable en todo momento

La disponibilidad es una de las cuestiones más valoradas por los clientes con respecto a su anfitrión. Ellos pueden tener la posibilidad de localizarte en cualquier momento y ante cualquier problema. Hay que intentar atender de lunes a domingo por el máximo número de canales (teléfono, mail, whatsapp, etc). Eso habla muy bien de tu disposición a satisfacer al inquilino y él lo nota.

Que el cliente sienta que estamos disponibles para cualquier duda que tenga o cualquier eventualidad que pueda surgir. Si este es el caso, debes estar preparado. Es importante recalcarle que ante un contratiempo pueden avisarnos rápidamente. En el caso de una emergencia, no estaría de más que estuviéramos preparados y tuviéramos un botiquín, un extintor, un plano de evacuación y unos teléfonos de emergencias a la vista para que los huéspedes puedan reaccionar lo antes posible.

limpieza-perfecto-anfitrión

 

        5. La limpieza y el mantenimiento, fundamentales

La limpieza es uno de los aspectos que más influye en la satisfacción de un cliente. No hay lugar para pelusas, polvo o suciedad en general. Hay que dedicar especial atención a cocina y baños. Limpieza y orden es primordial. En este apartado podríamos añadir el mantenimiento y la calidad del equipamiento.

Da buena imagen que los enseres de la casa (toallas, sábanas, manteles, menaje, etc) así como los electrodomésticos y mobiliario, se encuentren en perfectas condiciones. Sabemos que es imposible renovarlo todo cada año y que aprovechamos que tenemos equipos antiguos o de segunda mano para dejarlos en nuestra vivienda vacacional, pero debemos revisarlos frecuentemente para ver su funcionamiento y su estado. También hay que repasar todo antes y después de cada estancia por si hubiera que reemplazar o arreglar algo.

        6. Muestra interés durante toda la estancia

Desde el momento de la reserva debes mostrar un máximo interés en que todo vaya correctamente, preguntándole en varias ocasiones al cliente si su estancia está siendo de su agrado o si necesita algo. Si sabe que estás pendiente de él, se sentirá más cómodo y el resultado de su estancia será muy positivo.

La buena comunicación entre ambas partes es primordial, pero siempre sin agobiar al inquilino. Si necesitas por cualquier motivo acceder a tu vivienda, siempre hay que avisar antes. Hay que respetar su intimidad.

bombones-perfecto-anfitrión

 

        7. Tener detalles te aporta un plus

Siempre se ha dicho que los pequeños detalles marcan la diferencia. Un perfecto anfitrión debe hacer que su huésped se sienta especial y vea que hemos dedicado un esfuerzo a ello. Dejar un pequeño obsequio (agua, café, bombones, dulces, fruta, vino o útiles de aseo personal) o incluso elaborar un kit de bienvenida es algo que agradecen mucho los inquilinos y que puede convertirse en buenas valoraciones.

Pero los detalles también pueden formar parte de la decoración como flores frescas, libros o revistas, buena iluminación o rincones especiales, para que tu vivienda se convierta en un lugar acogedor.

        8. Facilita al viajero información y recomendaciones turísticas

Cuanto mayor sea la dedicación hacia un cliente, más gratificante será su experiencia. Si los viajeros sienten que has dedicado tiempo a ellos, tendrás más opciones de que repitan en tu alojamiento.

Un buen ejemplo de tu implicación es la guía de bienvenida. En ella le vas a facilitar información de interés para ellos durante su estancia. Podrás incluir desde información básica del alojamiento (instrucciones, normas, teléfonos…) hasta consejos y recomendaciones turísticas y gastronómicas sobre la zona.

Le vas a ofrecer información importante para ellos durante su estancia.  Tener conocimiento sobre la vivienda así como sobre el lugar proporciona tranquilidad y seguridad al cliente.

Si tienes la posibilidad de facilitarle servicios extra como alquiler de vehículos, guía turístico o cocinero, así como proponer planes y experiencias singulares, su satisfacción mejorará aún más.

redes-sociales-perfecto-anfitrión

 

        9. Mantén el contacto con tu inquilino tras su marcha

Mantener el vínculo con tu huésped una vez haya concluido su estancia es una estrategia utilizada para ser un perfecto anfitrión. Hay propietarios que siguen manteniendo el contacto con los que fueron sus inquilinos a través de correo, redes sociales, teléfono… para saludarlos e incluso felicitarlos en fechas destacadas. Ya tú decides el nivel de implicación en este aspecto que, sin duda, puede traer de vuelta a tu huésped.

También puedes ofrecerle descuentos o promociones personalizadas para fomentar su regreso.

        10. Ofrece un trato de invitado, no de cliente

Cuidar el alojamiento, los detalles, interesarte por el viajero y facilitarle la máxima información demuestra que quieres que él se encuentre cómodo. Hazle notar que es bienvenido para que se sienta como en casa. Sabemos que hay muchos tipos de viajeros y es complicado tratar con todos, pero la simpatía, la empatía y el ser un poco ‘diplomático’ te ayudarán.

Crea un ambiente agradable y muestra amabilidad y hospitalidad como si de un invitado (familiar o amigo) se tratara. Sé agradable y que no piense que lo consideras un cliente más que usa tu producto.

Gescav te ayuda en tu labor para ser un perfecto anfitrión

Convertirte en un excelente anfitrión es una labor que supone tiempo y dedicación. Si no cuentas con ningunos de estos dos factores, hay empresas que te ayudan en esta función, encargándose de los servicios de recibimiento al viajero, la decoración y las imágenes de tu alojamiento, su mantenimiento y limpieza, o la atención al cliente 24 horas, entre otras funciones.

Si tienes una propiedad vacacional en Lanzarote o en Fuerteventura, dos destinos turísticos de gran atractivo y demanda, desde Gescav (Gestión canaria del alquiler vacacional) rentabilizamos tu propiedad ofreciendo un servicio integral y de calidad para gestionar tu alojamiento.

En GESCAV ponemos el acento en obtener beneficios para los propietarios, cuidando siempre del inquilino. Puedes poner tu casa en alquiler para el turismo con toda confianza, sabiendo que tendrás altos porcentajes de éxito si cuentas con nosotros. No dudes en contactarnos, porque estaremos encantados de ayudarte.